Cada vez utilizamos más y más recursos naturales

Sector Extractivo

Cada vez utilizamos más y más recursos naturales.  La extracción de materias primas — mediante minería, perforación o tala — se triplicó entre 1970 y 2010.

Además, hoy en día, los productos tecnológicamente complejos exigen una mayor variedad de minerales y componentes que en el pasado. Un chip de ordenador moderno, por ejemplo, contiene más de 60 elementos diferentes; más de cinco veces el número utilizado en los años 1980.

El aumento de la extracción de minerales y otros recursos tiene una amplia gama de consecuencias negativas que incluyen polución, disputas sociales e incluso conflictos.

 

¿Quién consume los recursos? ¿Quién asume las consecuencias?

Los recursos naturales están repartidos por el mundo de forma desigual, al igual que su consumo. La huella de material de Norteamérica — 30,6 toneladas per cápita en 2017— ridiculiza la huella del resto del mundo. La huella de África es la más pequeña: menos de 3 toneladas per cápita.

La mayoría de los recursos se extraen donde el consumo es bajo. El aumento de la demanda mundial ha incentivado la explotación en Asia, América Latina y el Pacífico, impulsando las exportaciones de productos primarios.

Los grandes proyectos de extracción cambian significativamente su entorno — usualmente empeorándolos — y pueden desencadenar y exacerbar conflictos. La competencia por el uso del suelo y los recursos hídricos, la polución y la degradación medioambiental o el desplazamiento de comunidades pueden generar discordia y descontento. Con frecuencia, el dinero y otros beneficios de estos proyectos no se distribuyen de forma equitativa y las condiciones de los trabajadores pueden ser muy duras, y con frecuencia, peligrosas.

Material footprint of different regions_es

¿Sabías que llevas oro en tu bolsillo?

Con el aumento de los smartphones crece también su coste humano y ambiental

Hoy en día, dos tercios de la población mundial entre 18 y 35 años poseen un teléfono móvil, una cifra sorprendente, puesto que, hace solo una década, estos dispositivos eran prácticamente desconocidos. A pesar de su pequeño tamaño, los teléfonos móviles tienen un gran impacto en el medio ambiente y en la gente que trabaja en o vive cerca de las minas que producen las materias primas para sus componentes.

Entre 35 y 40 móviles contienen la misma cantidad de oro que una tonelada de mena.

 

A smartphone's materials

Tierras raras: lagos tóxicos en China

Las tierras raras (TR) se utilizan en los teléfonos móviles y en tecnologías verdes como las turbinas eólicas. Las sustancias químicas tóxicas y los residuos radiactivos de la floreciente industria minera china, que produce un 85 por ciento de las tierras raras del mundo, ha provocado un crecimiento anormal de las plantas, la muerte de animales y ha obligado a los aldeanos a dejar de cultivar cerca de minas y plantas procesadoras. En 2016, el Gobierno chino introdujo regulaciones destinadas a contrarrestar los desastrosos efectos de la producción de tierras raras para el medio ambiente y la salud humana, pero aún es demasiado pronto para saber si estas medidas serán efectivas.

Minerales de conflicto: financiación de conflictos en la RDC

El estaño, el tantalio, el tungsteno y el oro, utilizados en la fabricación de smartphones, se extraen en la parte este de la República Democrática del Congo (RDC), donde fuerzas gubernamentales, países vecinos y diversas milicias luchan por dominar la región. Grupos armados tanto estatales como no estatales usan estos minerales para financiar conflictos, incluida la Segunda Guerra del Congo (1998-2003). Algunos Gobiernos y organizaciones intergubernamentales han acuñado para estos elementos el término “minerales de conflicto”, pero sus esfuerzos por regular y reducir el comercio solo han tenido un éxito limitado.

Estaño: devastación medioambiental y condiciones de trabajo peligrosas en Indonesia

El estaño se utiliza en las soldaduras que unen las piezas de los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos. Las islas indonesias de Bangka y Belitung producen grandes cantidades de estaño, lo cual genera dinero, pero también devastación. Paisajes estériles llenos de cráteres han sustituido los bosques y granjas, mientras que en el mar, dragas y barcos succionan el lecho del mar en busca de estaño, dañando los arrecifes de coral y contaminando el océano. Los mineros a menor escala se arriesgan a quedar enterrados en el fango si sus canteras colapsan. Las condiciones de trabajo son muy duras y peligrosas para todos los mineros, pero especialmente para los 6.500 niños que trabajan en algún tipo de mina.

Bauxita: peligroso vertido minero en Hungría

La bauxita es esencial para la producción de aluminio, un material muy necesitado para las carcasas de los móviles. No obstante, la extracción de bauxita puede tener serias consecuencias negativas. En Hungría, un dique que retenía lodo residual de bauxita provocó una avalancha que inundó el pueblo de Kolontár, causando la muerte de diez personas y la evacuación de 8.000. El lodo tóxico contaminó kilómetros de ríos y hectáreas de terrenos agrícolas. Probablemente las fuertes lluvias y fallos humanos provocaron que se rompiera el dique.

Satellite image of the bauxite spill in Hungary 2010

Satellite image of the bauxite spill in Hungary 2010

La rotura de una balsa con desechos de barro rojo en Hungría 2010

Perú: la polución y los beneficios de la minería del oro

Perú es uno de los principales productores de oro del mundo. Con la subida de los precios del mercado en los años 1990, la minería del oro se expandió a remotas regiones rurales. En la Región  de los Andes se abrieron muchas minas industriales de gran escala, mientras que mineros informales de menor escala probaban suerte en la región amazónica.

Peru, 2012: Hundreds of people demonstrate peacefully against a proposed gold mining project in Cajamarca, in the mountains of northern Peru.

Perú, 2012

Cientos de personas se manifiestan pacíficamente contra la proposición de un proyecto minero en Cajamarca, en las montañas del norte de Perú.

Minería industrial en los Andes

La minería del oro requiere grandes cantidades de terreno y agua, y utiliza sustancias químicas y maquinaria pesada que contaminan de forma masiva el medio ambiente. Debido a la alteración del paisaje y la contaminación de los ecosistemas locales, la minería tiene consecuencias nefastas para la subsistencia y la cultura de las comunidades ubicadas en los Andes peruanos. Además de esto, los beneficios generados por la minería industrial, usualmente no son compartidos con los vecinos del proyecto, ahondando la brecha económica entre ricos y pobres. Esta frustrante situación de tener que cargar con las consecuencias negativas sin cosechar beneficios ha aumentado las quejas de la gente que vive cerca de los proyectos mineros. En algunos casos, las protestas han derivado en enfrentamientos violentos entre las comunidades locales y las fuerzas de seguridad gubernamentales.

Minería informal en la Amazonia

La minería informal del oro, que es común en las regiones remotas y rurales de la selva del sureste peruano, supone una amenaza no solo para el medio ambiente, sino también para la salud y el bienestar de las personas. Los mineros informales desforestan la selva tropical en su búsqueda de oro, contribuyendo a la pérdida de 12.500 hectáreas entre 2013 y 2016. Esto reduce la biodiversidad y socava el sustento de los indígenas.

Para la extracción de oro de la capa superior del suelo, los mineros utilizan mercurio, que contamina el agua y el suelo. Este metal tóxico no solo daña la flora y fauna local, sino también a los propios mineros y al resto de la gente que vive en la zona.

(Con el fin de minimizar el negativo impacto social y ecológico — y también para poder cobrar impuestos —, el Gobierno peruano promueve la formalización del sector minero informal. Si bien sus esfuerzos incluyen la promoción de la protección del medio ambiente, su intervención también ha desencadenado un conflicto entre el Estado y los mineros locales, que temen que el Gobierno les quite su medio de subsistencia.)

Deforestation Peru

¿Cómo reducir nuestra demanda de materias primas?

Tenemos que reducir drásticamente la demanda de materias primas

La mayoría de la gente cambia su móvil por un modelo nuevo tras solo dos años. La creciente demanda de smartphones exige más y más minerales y aumenta las precarias condiciones ambientales y sociales. 

¿Sabías que entre 35 y 40 móviles contienen la misma cantidad de oro que una tonelada de mena?

Actualmente solo se recicla un cinco por ciento de los metales usados en productos electrónicos. Pero, incluso si reciclamos cada metal utilizado en nuestros móviles, esto no bastaría para satisfacer la enorme demanda. La única solución es consumir menos.

Tenemos que cambiar nuestra forma de minar

Las empresas que usan minerales en sus productos deberían asegurarse de que sus componentes sean extraídos de acuerdo con los más altos estándares medioambientales y sociales

extractives, infographic, es

Fairphone rediseña los teléfonos móviles

Fairphone es un ejemplo de una iniciativa que aspira a generar un impacto social y medioambiental positivo a lo largo de todo el ciclo de vida del teléfono. Fairphone anima a las compañías mineras locales a producir materiales de forma justa y libre de conflicto. Hasta la fecha, Fairphone ha conseguido un cambio en la producción de cuatro de sus componentes: tantalio, estaño, tungsteno y oro, y ahora va a intentarlo con el cobalto. Fairphone también intenta que las piezas de sus dispositivos se puedan sustituir fácilmente y promueve el reciclaje de productos electrónicos. 

Ghana, 2017: Valuable materials can be recycled from old phones.

Ghana, 2017 

De los móviles antiguos se pueden reciclar materiales valiosos